<$BlogMetaData$>

miércoles, abril 12, 2006

Reflexiones colombianas (3). ¡Cuántos niños, qué envidia!

Me desperté a la una y media hora local (las nueve de España), pero seguí dormitando hasta las seis, cuando ya no resistí más y me levante. Desayune fruta tropical (papaya, piña, sandía) y una tortilla. Lo haría también en los días siguientes. La fruta tropical, no hace falta decirlo, tiene el triple de sabor que en España. La tortilla, con panceta (tocineta), queso y tomate, es también típica del desayuno en Hispanoamérica. Un cocinero la prepara en el momento.

Era domingo y se imponía ir a comprar lo básico, después le pasaríamos la cuenta a Iberia. Fuimos a un centro comercial cercano, el más famoso de Cali, Chipichape (foto). Cuentan que se llama así porque fue un antiguo taller ferroviario, que recibió su nombre del ruido que hace el tren. Hay en Colombia una cadena de ropa muy afamada Arturo Calle, en la que se encuentra ropa y calzado, tanto formal como de calle, valga el juego de palabras. Todo para el hombre, en dos palabras. En Colombia, un centro comercial que se precie tiene un Arturo Calle, y en muchos casos dos. Compramos lo básico (muda, traje, camisa y corbata) y nos dimos una vuelta por el centro comercial.

Cali es una ciudad tropical, la temperatura puede llegar a los 35 grados y la humedad es bastante alta. Sin embargo, durante nuestra estancia hizo lo que los locales llaman “invierno”, es decir llovió, aunque la temperatura estaba entre los 25 y 30 grados. La primera cosa que llama la atención es que las chicas van muy ligeras de ropa, y con unos escotes espectaculares, simplemente. No he visto lugar donde lleven los pechos tan erguidos; turgentes, hablando “de diccionario”, quiero decir literariamente. Es obvio que les gusta lucir el palmito, que lo realzan todo lo que pueden. Pero me contaron algo más: Cali es la ciudad colombiana de la cirugía estética. Imagino que los pechos son una de las operaciones principales, y no es solo cuestión de tamaño. Eduardo nos contó que el Medellín, la segunda ciudad del país, por delante de Cali, las chicas se exhiben aun más que en Cali. Muchísimas llevan solo un top. Creo que ese es el próximo viaje :)

Pero esta fue la mayor sorpresa. Paseábamos por el centro comercial cuando oigo gente cantar una canción de indudable carácter religioso. Imaginé que se trataba de algún predicador de la Protesta, pero no, era una misa católica celebrada en un porche del centro, a la sombra, entre tiendas abiertas y con gente pasando entre medias con sus bolsas de compra. Me uní a la celebración mientras los colegas se tomaban una copa. Una bonita experiencia imposible en la Europa atea. Otra diferencia es la cantidad de niños que se ven. Colombia no ha perdido, afortunadamente, el impulso reproductivo. Me recordó el articulo de Mark Steyn en que cuenta que primero se vacían las iglesias y después las guarderías. Después, por descontado, se extiende el Islam. El futuro de mis hijos estará en las Américas, cada día lo veo más claro.

Publicado en paralelo en Noticias de Eurabia y Zetapolleces.

2 Comments:

At 13 abril, 2006 22:58, Anonymous Anónimo said...

aquí también hay niños por todas partes. Sólo que son niños musulmanes. Parece que son los únicos que se reproducen.
Dentro de 20 años todo será musulmán y nosotros estaremos en el exilio o con 3 metros de tierra encima.

 
At 17 abril, 2006 00:29, Blogger Aleon said...

Hola AM. Muy interesantes tus crónicas colombianas. Estoy de acuerdo contigo en que el futuro está allí.
Europa está muerta. Y ya empieza a oler muy mal.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Baby

 

 

AVISO: Este blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LSSI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio no será publicado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. El spam queda prohibido.
  

Site Meter