<$BlogMetaData$>

domingo, abril 09, 2006

Reflexiones colombianas (1). El crimen que desató al Guerra Civil.

Como sabéis no he podido dedicarme al blog la semana pasada pues, por razones profesionales, tuve que viajar a Colombia. Voy a publicar una serie de impresiones sobre el viaje que solo indirectamente se relacionan con el asunto principal del blog.

El viaje en avión fue muy agradable, afortunadamente la empresa paga un billete de clase business. La compañera de viaje resultó muy simpática. Se trataba de una colombiana casada con un español que visitaba su familia, distribuida entre Bogota (Santa Fe de Bogota) y Medellín.

El trato dispensado por Iberia fue excelente. Además puedo contar una anécdota. Las azafatas me preguntaron si me gustaba el libro que iba leyendo, advirtiéndome de que la razón de la pregunta era que estaba escrito por el marido de una compañera y amiga suya. ¡Que les iba a contestar, sino que es un libro excelente! Se trata de “El Crimen que Desató la Guerra Civil” de Alfredo Semprun.

No hace falta decir que se refiere al vil asesinato de Calvo Sotelo. No os perdáis este libro que muestra como a las derechas no les quedo otro remedio que echarse a la calle antes de que las eliminaran. Así era la II Republica, el “modelo referencial” de Zapatero. Les pedí que dieran gracias al autor por el libro interesantísimo. Insisto, no os lo perdáis.

Una reflexión. El asesinato de Calvo Sotelo fue la chispa que decidió a algunos de los conjurados a no posponer ya un alzamiento que se veía inevitable. Según Fjordman, eso mismo podría suceder en Europa, como reseñamos en una anotación pasada:

La Reconquista - La segunda expulsión de los moros

Sí, Fjordman dice moros, palabra que muchos españoles se cuidan ya de utilizar, no siendo que se enfaden. Se daría en el caso de que los moritos ataquen demasiado pronto, antes de que sean capaces de asegurarse el control de zonas significativas de Europa. Los incendios de coches del pasado año han sido un tremendo error estratégico por su parte. Quizás hayan sobrestimado la fuerza que aun nos queda. La guerra de reconquista puede empezar de la forma más inesperada, como por ejemplo empezó la Primera Guerra Mundial. Un magnicidio a cargo de un moro sonado (el asesino del cineasta Van Gogh no tendría ningún reparo en matar a un ZP llegado el caso, y hay tantos como él sueltos y sin nada más que hacer que asegurarse de cobrar las ayudas sociales todos los meses) la reacción de cualquier cabeza rapada y el efecto dominó siguiente serían suficientes para desencadenarla. También podría ser al revés, un cabeza rapada asesina a un imán fanático. Y hay otras posibilidades, una nueva matanza en el metro, un ataque con armas químicas, que se les va de la mano… Los asesinos mahometanos nunca están del todo controlados, así que tarde o temprano sucederá.

¡Qué curioso! La Reconquista, como nuestra Guerra Civil, fue llamada también Cruzada. Aunque en la Guerra Civil, los moros fueron inteligentemente utilizados por los “nacionales”.

Léelo entero si no lo has hecho: La segunda Caída de Roma. Pakistanización y guerra civil (3).

Publicado en paralelo en Noticias de Eurabia y Zetapolleces.

1 Comments:

At 10 abril, 2006 18:49, Anonymous Anónimo said...

en eso estamos, en la Re-Reconquista.
Con los moros, como siempre, y con los traidores que en su odio a la libertad, prefieren aliarse con el enemigo.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Baby

 

 

AVISO: Este blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LSSI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio no será publicado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. El spam queda prohibido.
  

Site Meter