<$BlogMetaData$>

lunes, junio 04, 2007

Madrid me gusta

Transcribimos a continuación el excelente artículo de Almudena Negro para el periódico "Siglo XXI". El domingo 27 de mayo ha comenzado a retornar la sensatez electoral desde el mismísimo corazón de nuestro país. Aunque los pepiños de turno berreen.

A nosotros -al igual que a ella y a Mariano Rajoy- también nos gusta Madrid por española y liberal.

Que lo disfruten.


MADRID ME GUSTA


“Madrid no es España”, llegó a afirmar la noche del pasado domingo el progre Pepiño Blanco, negándose a “acetar”, como buen izquierdista que es, la victoria del Partido Popular en las elecciones municipales y autonómicas. En el colmo de inspiración socialista dijo también que si en Madrid (dijo “en la ciudad de”, que lo segundo que hay que tapar es el tropezón de Gallardón) no hubieran votado al PP, el PP no habría ganado. ¡Toma ya! Elaborado argumento digno del PSOE de ZP; el PSOE de los "inteletuales". Y, digo yo, que si en Cataluña y Andalucía no se votara al PSOE, el PSOE no ganaría. Más claro aún: mira Pepiño, si en tu pueblo, Palas del Rey, tus vecinos no votaran al PP, el PP no arrasaría y tú podrías presumir mucho por la victoria socialista. ¿Te gusta? Pero no es más que un sueño, una fantasía, una manipulación. En tu pueblo mandan los populares. ¡Qué dura es la realidad!

Y pensar que este argumento fue repetido al día siguiente por las terminales mediáticas de los socialistas de izquierdas y derechas para tratar de negarle la victoria al PP… ¡qué nivel!

En la Comunidad de Madrid el PP no ha ganado. Ha arrasado. Y en Valencia. Y en Murcia. Esperanza Aguirre, cabeza visible del cambio liberal que desde hace décadas viene produciéndose lentamente en el seno PP y que acaba de anunciar su candidatura para repetir como presidenta del PP regional, ha borrado del mapa el socialismo en su comunidad. Ciudades que hasta hace nada parecían inalcanzables para la derecha tendrán ahora alcalde popular: Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Algete, Torrejón de Ardoz, Tres Cantos… En otras, tradicionalmente granero de votos para la izquierda, el PP ha ganado las elecciones: Leganés, Coslada… El Escorial se ha recuperado. En Alcalá de Henares, Arganda y Móstoles (todas ellas macrociudades) el PP no sólo ha revalidado su mayoría absoluta, sino que ha incrementado su porcentaje de voto. Las Rozas, Majadahonda y Pozuelo no han fallado. Una anécdota que cabrea muchísimo a los progres: en Chueca, como sucede habitualmente y la izquierda oculta, el PP ha arrasado.

El 27 de mayo ha quedado demostrado que, a diferencia del rollo pastelero-centrista-nacionalista (¿cuántos votos nulos le ha costado a Matas la gracieta de Mari Pau?) que ofrecen algunos líderes populares, un mensaje nítidamente liberal, claro, directo y desacomplejado sí atrae votos de la izquierda. Como ha sucedido en la Francia de Sarkozy.

Aguirre ha ganado incluso, por 467 sufragios, a su compañero de partido, Alberto Ruiz-Gallardón, cabeza visible del socialismo de derechas. El alcalde, cuya subida electoral o tirón se cifra en más o menos mil trescientos votos, no tardó ni veinticuatro horas en tratar de amargar la victoria al centro-derecha y desviar la atención sobre lo que en realidad importa para recordar a toda España que él tiene aspiraciones. Aspira, nada más y nada menos, a liderar una derecha complaciente con Don Jesús, el mismo que hace nada acusó a los populares de guerracivilistas y se ofreció a apoyar a una derecha hecha a su imagen y semejanza pero escondiendo, como Juan Luis Cebrián, la camisa azul. Y para ello quiere ir de número dos en la lista del PP por Madrid, esperando que Rajoy se la pegue en 2008 y así poder sucederle. Esta vez se ha notado demasiado la desesperación del eterno postulante a mandamás. Y esta vez Mariano Rajoy salió al quite, a su manera, a mayor velocidad de la acostumbrada. Allá el. De victoria en victoria... Hasta la derrota final. Al tiempo.
Pues bien, frente a los insultos que desde ámbitos nacionalistas y socialistas se han venido vertiendo durante años contra la capital, el domingo quedó claro que Madrid es vanguardia, modernidad, igualdad y libertad. En Madrid no hay nacionalismos, Madrid ciudad libre de separatistas. En Madrid, ciudad cosmopolita, no se multa a nadie por rotular en su idioma natal; no se le pregunta al venido de fuera por su origen. En Madrid los comunistas están de capa caída. En Madrid el socialismo, como en el resto de Europa, está demodé. En Madrid, capital y vanguardia, no se lleva lo progre. Madrid, como París en recientes fechas, se rebela contra los iluminados de mayo del 68. En Madrid hasta los socialistas abjuran del nacional-socialismo de ZP. Madrid futuro. Madrid liberal, Madrid Esperanza.

Madrid, como dijo Mariano Rajoy durante el mitin de cierre de campaña de los populares, me gusta. Por española y por liberal.

Etiquetas: , , ,

3 Comments:

At 04 junio, 2007 13:35, Blogger El Cerrajero said...

Madrid: ciudad donde todos se sienten en casa y no como 'otras', donde eres extranjero en tu propia tierra.

Me sumo al homenaje.

 
At 04 junio, 2007 16:29, Anonymous Anónimo said...

muy bueno jajaja, sin pelos en la lengua

 
At 04 junio, 2007 19:24, Anonymous Delorean said...

muy buen artículo. Esta no será Almudena Grandes (menos mal), pero ¡qué grande es Almudena!

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Baby

 

 

AVISO: Este blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LSSI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio no será publicado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. El spam queda prohibido.
  

Site Meter