<$BlogMetaData$>

domingo, diciembre 18, 2005

Julián Marías y Europa

"La triste noticia de la muerte de Julián Marías nos invita también a los economistas a pensar en otras pérdidas. Hace más de veinte años, en una notable Tercera que atinadamente reprodujo ayer nuestro diario, afirmó el filósofo: «Si la democracia no está inspirada por el liberalismo, por la llamada a la libertad, por su constante estímulo, pierde su justificación y acaba por convertirse en un mecanismo -más poderoso que otros- de opresión». Se puede decir más alto, pero no más claro.

Esta semana pudo apreciarse nuevamente la gravedad del problema, que no depende de las opciones políticas, puesto que predominan, como diría Hayek, «los socialistas de todos los partidos». Dejemos aparte la ley contra los fumadores, púdicamente denominada «contra el tabaco», que suscitó un vastísimo consenso y probó el peso del pensamiento único. Nadie osó cuestionar su fundamento totalitario, que estriba en negar a los ciudadanos su libertad para organizarse, y en proclamar que si los objetivos del poder son plausibles, ningún límite debe impedirle alcanzarlos.

En paralelo con este desasosegante consenso tuvo lugar otro en Bruselas a propósito de lo que recibe el también púdico nombre de «perspectivas financieras». Dirá usted: no cabe aludir al consenso cuando todos andaban a la greña. Sí cabe, porque en la trifulca entre autoridades y partidos subyacía un acuerdo: el contribuyente es un convidado de piedra. Admito, eso sí, que es una forma extraña de llamarlo, considerando que el «convidado» ¡paga la cena!

Felipe González lamentó en «El País» «la muerte de la cohesión en la Unión Europea», nada menos. Y todo porque puede atenuarse la progresividad y la redistribución, que para el ex presidente es «el pilar básico de la cohesión». Ni una palabra dijo de la libertad de los ciudadanos para disponer de lo que es suyo, ni del riesgo que para aquélla representa la lógica según la cual no importan los impuestos que pagan otros.

Volvió González a reprochar a Aznar por haberlo llamado «pedigüeño». Lo reprochable, en verdad, no fue eso sino el ulterior arrepentimiento de Aznar: las huestes del PP son tan intervencionistas como las del PSOE, y sobre Europa han sido también deplorables sus exigencias de más y más gasto público.

No es, por supuesto, un problema español. La comisaria europea de política regional, Danuta Hübner, lo expuso paladinamente: «una Europa grande necesita un presupuesto grande».

Julián Marías advirtió que las autoridades tienen derecho a gobernar, e incluso añadió, generoso, a no gobernar demasiado bien. Pero aclaró que no tienen derecho a emprender vastas transformaciones sociales a expensas de los ciudadanos.

Lo echaremos de menos en España y en Europa, claro que sí."


Autor: Carlos Rodríguez Braun, para Abc (17/12/2005)

1 Comments:

At 19 diciembre, 2005 23:40, Anonymous Anónimo said...

claro que le echaremos de menos a Don Julián.
Descansa en paz, querido maestro.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Baby

 

 

AVISO: Este blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LSSI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio no será publicado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. El spam queda prohibido.
  

Site Meter