<$BlogMetaData$>

sábado, mayo 13, 2006

¿Vamos hacia el totalitarismo?

Anoche salió publicado un artículo en El Confidencial, que es sobrecogedor. Si estas cosas están sucediendo en España -y no tengo ningún motivo para no creer que efectivamente el hecho relatado sucedió- estamos en serios problemas. Las libertades individuales están seriamente amenazadas. Y sin libertad, no hay democracia, ni estado de derecho. Sólo queda lugar para una cosa: el estado policíaco al servicio del régimen.

Parece que Rodríguez Zapatero está dedicado en cuerpo y alma a convertir a España en la Alemania de Hitler -en la que los judíos de hoy son los votantes y políticos del PP-, o en la Unión Soviética de Stalin. Y nuestro Beria es una burra calva.

Tenemos dos opciones: ponernos a temblar y escondernos en un agujero, o salir a defender nuestros derechos.

A continuación reproduzco los párrafos más significativos del artículo:

El pasado martes, en la hora de los oyentes del programa de Carlos Herrera en Onda Cero, alguien llamó para contar cómo la policía de la Brigada de Información había acudido a detenerle en Sevilla, durante una cena pública en la que había unos cuarenta testigos, por unas supuestas agresiones a Santiago Carrillo en abril de 2005 en el transcurso de un acto-homenaje al político comunista. Obviamente se trataba de un error, y así se aclaró, pero el hecho es que la policía andaba buscando responsables de aquella agresión rechazable y que, por lo que yo sé, hay un especial empeño en conseguir algún nombre que esté relacionado, de alguna manera, con el PP, para tapar las repercusiones del 'caso Bono'. ¿A qué juega la policía de Rodríguez? ¿A la Gestapo al mando de Rubalcaba y Telesforo Rubio? La acción de las Fuerzas de Seguridad integrantes de la Brigada de Información pone de manifiesto las verdaderas intenciones del Gobierno y, sobre todo, los pilares antidemocráticos sobre los que se sostiene este edificio a modo de Nuevo Régimen por el que aboga Rodríguez. La detención ilegal de dos militantes del PP, retenidos por espacio de tres horas en una Comisaría de la que se les saca privándoles del derecho a declarar ante la prensa, después de que el comisario cesara a un policía que se negó a detenerles por no haber pruebas y de haber 'rehecho' la declaración de los escoltas de Bono y 'retocar' los atestados, evidencia que nos encontramos ante un Gobierno que no solo no respeta el Estado de Derecho, sino que además lo pisotea en detrimento de la libertad y los derechos individuales de las personas. Como cualquier dictadura. Como en tiempos de Franco.

Obviamente, los voceros mediáticos de la izquierda radical no se han leído la sentencia. Yo sí. En la misma queda perfectamente demostrado que se trató de una "detención", y no de una visita amistosa a la comisaría como pretenden hacernos creer los adalides de la democracia según la entiende la izquierda, es decir, solo para ellos. Fue una detención en toda regla, llevada a cabo, qué curioso, por el comisario que ostentaba el mismo cargo en la Comisaría de Vallecas en la que apareció misteriosamente la famosa mochila del 11-M que nunca estalló en los trenes porque nunca estuvo en ellos, y no es fruto de la casualidad. Fue una detención llevada a cabo por razones políticas, que es el peor de los cánceres que puede sufrir una democracia. Fue una detención producto de una determinada manera de entender el poder, una manera al estilo de las dictaduras bananeras del Caribe, de los regímenes personalistas y populistas latinoamericanos. Rodríguez quiere anular la libertad, el derecho a discrepar. Por eso, la sentencia pone de manifiesto el hecho más grave ocurrido en nuestra democracia, la detención ilegal de dos personas por sus ideas, algo que solo ocurre hoy en día en la Cuba de Castro, la Venezuela de Chávez y en la China comunista, o en las dictaduras islamistas como la de Irán. La libertad está en riesgo, corre peligro, porque el Gobierno de Rodríguez está dispuesto a llevar a la cárcel a aquellos que disienten. Sí, señor, les hablo de un Estado policial, y lo escribo sabiendo lo que digo.

¿Debe dimitir Alonso? Es del todo necesario, porque fue el brazo ejecutor de uno de los mayores ataques al Estado de Derecho y la libertad individual. Y debería, como pide el PP, investigarse en el Parlamento, porque corresponde al templo de la Soberanía Nacional delimitar las responsabilidades políticas de este caso. Pero no ocurrirá. A la izquierda se le ha visto el plumero. Rodríguez camina irremediablemente hacia la instauración de un régimen personalista y eso implica, inevitablemente, ir reduciendo de manera paulatina los espacios de libertad y meter miedo a quienes discrepan con acciones como la de la detención de los dos militantes del PP. Desde el primer momento, Rodríguez ha pretendido arrinconar a la derecha liberal y democrática, ha buscado su marginación y su expulsión del statu quo que pretende como marco de referencia para su política totalitaria. El PP le incomoda porque le recuerda que existe la capacidad de discrepar. A Rodríguez le molesta la libertad para sus planes. Hoy estamos dando los primeros pasos en la dirección del totalitarismo, pero todavía estamos a tiempo de reclamar libertad. La sentencia del 'caso Bono' es una luz en las tinieblas que se han instalado en este país desde que gobierna Rodríguez fruto de los atentados del 11-M. Existe esperanza, y la esperanza está, como les decía al principio, en que cada vez seamos más los que nos empeñemos en esta particular batalla en defensa de la libertad y de la democracia: ¡bienvenidos a ella!. Eso sí, mientras nos deje la Gestapo.

3 Comments:

At 13 mayo, 2006 21:50, Anonymous Anónimo said...

Tiene Vd.toda la razón. Me sentí amedrentado desde la semana siguiente que los "sucialistas" se hicieron con España a "bombazos" y "Mochilazos".

Pero también hay que tener presente que la conciencia política de la gente es nula y la imbecilidad es suprema,ya que es triste pasar de uan libertad a una dictadura nada mas que por los votos de cuatro desencantados de la vida.

En Galicia no vamos mucho mejor,porque entre el apocado de Toriño y el falso Quintono el imperialista,nos vemos ya en un callejón sin salida. Y los gilipollas aqui abundan mas que en ninguna parte.

 
At 14 mayo, 2006 17:21, Anonymous Anónimo said...

Es usted un o una fenomeno y el periodista debería rebautizar su seccion de Dos Palabras a Dos Cojones

 
At 20 abril, 2011 21:23, Blogger Eva said...

franco és ridículo al lado de hitler

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Baby

 

 

AVISO: Este blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LSSI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio no será publicado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. El spam queda prohibido.
  

Site Meter